logística inversa

IKEA, un caso de éxito con un modelo de logística inversa

En la actualidad, el plástico desempeña un papel muy importante en nuestras vidas cotidianas. Teniendo en cuenta que es un material muy versátil, barato y resistente, se utiliza para fabricar y envolver muchos de los productos que consumimos en nuestro día a día.

El problema llega cuando ya no necesitamos más el producto, en algunos casos la vida útil del plástico puede ser de tan solo minutos, y lo tenemos que desechar, contribuyendo a la contaminación por plástico de los océanos. No podemos olvidar que el plástico puede tardar siglos en degradarse completamente.

En Vilapack, nos interesan las empresas que se preocupan por el medioambiente y se esfuerzan por tener un modelo de negocio más sostenible, centrado en la reducción y optimización de residuos. Por esta razón en el artículo de hoy hablaremos del caso de IKEA y de la logística inversa.

¿Qué es la logística inversa?

La logística inversa, igual que la logística de cualquier empresa, se encarga de la gestión, el control y la planificación de las mercancías, pero en el caso de la logística inversa se gestiona el flujo de las mercancías que van desde el cliente hasta el punto de origen.

El objetivo de este sistema es la recuperación y el reciclaje de envases, crea canales de recogida selectiva de residuos, embalajes y residuos peligrosos. Además, de la gestión de material sobrante de inventario, el exceso de materias primas y de las devoluciones de los clientes.

Este tipo de logística tiene como objetivo el cuidado del medioambiente. Al recolectar productos usados para luego darles un nuevo uso, reduce residuos y costes de producción.

¿Qué tipos de logística inversa existen?

Hablamos de dos: logística inversa de residuos y logística inversa de devoluciones. La primera se ocupa del reciclaje y del tratamiento de residuos. Y la segunda, gestiona las devoluciones de productos.

¿De qué manera aplica IKEA este tipo de logística?

IKEA siempre ha tenido un modelo de negocio particular, y utiliza la logística inversa para reducir costes y el impacto ambiental.

Un elemento clave de este tipo de logística de IKEA es la reducción de desplazamientos de sus productos y materias primas, IKEA cuenta con solo 30 puntos de distribución en todo el mundo.

Otro factor que influye en su logística, es la conocida por todos, y es que deja parte de su logística en manos de los consumidores.

Y, finalmente, IKEA procura aprovechar los residuos generados en la fabricación de sus productos.

Es muy importante que empresas líderes como IKEA promuevan una logística sostenible y responsable con el medioambiente, demostrado que se pueden reducir las emisiones de CO2, el gasto de agua y aprovechar los materiales sobrantes de producción con un modelo de negocio diferente y exitoso.