plástico polipropileno

Un plástico común y muy versátil, el plástico de polipropileno

A muchos de vosotros no os resultará extraño el término plástico de polipropileno (PP, por sus siglas). Pero para aquellos que seáis nuevos en la materia o queráis aclarar algunas dudas, empezaremos este artículo con una buena definición.

Ya que, sea un término nuevo o no, la realidad es que es un producto que forma parte de nuestro día a día, desde hace muchos años. Y, en el futuro, todavía tendrá mucha más presencia.

¿Qué es el plástico de polipropileno?

El polipropileno es un polímero plástico, y se obtiene de la polimerización del propileno. Es  un tipo de plástico muy utilizado para fabricar embalajes, piezas y un sin fin de objetos.

¿Y, qué es un polímero? Un polímero es un compuesto químico, natural o sintético, formado por polimerización y que consiste esencialmente en unidades estructurales repetidas (definición extraída del diccionario de la Real Academia Española).

Pero el PP no es el único tipo de plástico que existe actualmente en el mercado. Os dejamos a continuación una breve descripción de los otros 6 tipos de plástico que podemos encontrar:

      • Tereftalato de polietileno (PET): Es el plástico más común, podemos encontrarlo en todo tipo de envases, sobre todo en el sector de la alimentación. Es muy resistente y se puede reciclar.
      • Polietileno de alta densidad (HDPE): si con el plástico anterior hablábamos de su utilidad en ámbito alimentario, con este, en vez, hablamos de su utilización en la industria química. Gracias a su versatilidad y resistencia se ha convertido en un material muy utilizado para fabricar botellas y otro tipo de contenedores para conservar productos químicos. Como por ejemplo, detergentes, lejías, cloro, etc.  Asimismo, también puede reciclarse para fabricar nuevos recipientes.
      • Polietileno de baja densidad (LDPE): Este tipo de plástico es el más utilizado para hacer productos ligeros, como por ejemplo, las típicas bolsas de plástico de las tiendas de ropa, film estirable, cintas adhesivas, entre otros.
      • Policloruro de vinilo (PVC): se trata de un plástico muy versátil, puede ser rígido o flexible. Además es reciclable.  Lo encontramos en todo tipo de productos, desde tuberías hasta marcos de ventanas.
      • Poliestireno (PS): es un plástico versátil usado para fabricar una amplia gama de productos. Dado que es un producto muy resistente y sólido podemos encontrarlo tanto en productos de consumo alimentario como en electrodomésticos o juguetes.

Cuando el polipropileno adopta una forma mucho más espumosa, lo llamamos poliestireno expandido (ESP), este material resulta ser muy aislante y frecuentemente se utiliza para acolchar otros productos.

      • Otros: Finalmente en este grupo encontramos mezclas de plástico. Este plástico es casi imposible de reciclar.

¿Qué características tiene el plástico de polipropileno?

Al inicio del artículo, hemos hecho una breve introducción de qué es el plástico de polipropileno. Ahora nos adentraremos a conocer sus propiedades y aplicaciones.

De todas las características que nos ofrece el PP, queremos empezar hablando de su resistencia al calor pues para ablandarse necesita una temperatura superior a los 150 ºC.

Por un lado, puede soportar golpes, y al mismo tiempo doblarse fácilmente, ya que, tiene poca densidad. Por otro lado, es un material de densidad baja y esto permite que se puedan fabricar productos ligeros.

Asimismo, estamos delante de un producto resistente a productos corrosivos, fácil de reciclar, resistente al agua y que posee una buena capacidad de recuperación elástica.

Finalmente, faltaría mencionar que es un material parcialmente cristalino.

¿En qué productos encontraremos el plástico de polipropileno?

Las grandes cualidades del polipropileno y su coste relativamente económico lo convierten en un material adecuado para una amplia variedad de aplicaciones e industrias. Por lo tanto,  podemos decir que el plástico de polipropileno se puede encontrar en muchas piezas y objetos.

Para mencionar algunos podíamos hablar de:

  • Automoción: parachoques, componentes del salpicadero, ventiladores, tuberías.
  • Electrodomésticos: piezas de electrodomésticos, revestimientos, fosos de lavado.
  • Embalaje: envases de productos químicos, cintas adhesivas, film, empaques de alimentos.
  • Otros: tuberías de fluidos calientes, cuerdas, mobiliario de jardín.

Alternativas para sustituir el plástico de polipropileno por otro productos más sostenible a nivel doméstico:

Es difícil encontrar algún material que nos ofrezca todas las ventajas del polipropileno, pero quizá la mejor alternativa sería optar por productos fabricados con plásticos biodegradables o compostables.

De todas formas,  la mejor opción siempre será elegir por productos reutilizables, en vez de plásticos de un solo uso, y siempre optar por productos con poco embalaje o ninguno.

En caso de no ser posible, ya que no siempre es fácil encontrar productos con poco embalaje en las grandes cadenas de supermercados, lo que deberemos hacer como consumidores, es asegurarnos de reciclar todos aquellos residuos plásticos que podamos.

Hasta aquí el artículo de esta semana. ¿Qué os ha parecido el artículo? ¿Habéis encontrado alguna alternativa al polipropileno para el uso doméstico? ¡Dejadnos un comentario!

Para concluir,  la alternativa más sostenible siempre será hacer un uso responsable de aquello que consumimos, desechar los residuos en el contenedor correspondiente y procurar comprar productos de empresas que velen por el cuidado del medioamiente.