maquina espacio reducido

¿Qué máquinas necesitamos para la gestión de un almacén con un espacio reducido?

Muchas empresas se enfrentan al reto de gestionar la falta de espacio en el almacén y es que una buena organización es esencial para tener éxito con las operaciones logísticas del día a día. Por lo tanto, si disponemos de un espacio de almacenaje reducido es fácil pensar que la única solución, para mejorar las operaciones, sea ampliar el almacén o desplazarse a otro lugar con más capacidad de almacenamiento.

Sin embargo, no es necesario pagar por más espacio, basta con conocer algunos trucos de optimización del espacio para sacar el máximo partido a la capacidad de almacenamiento.

Por este motivo, nuestro consejo para afrontar el problema de falta de espacio es invertir en máquinas de espacio reducido. Si invertimos en máquinas que no necesiten tener un espacio fijo o que ocupen poco espacio, no perderemos calidad ni eficacia.

La solución más óptima es invertir en máquinas de espacio reducido.

¿Qué máquinas de espacio reducido existen?

A continuación  detallamos 4 máquinas de embalaje imprescindibles para solventar la problemática de la optimización del espacio en los almacenes:

  • Robot envolvedor de palés: De todas las envolvedoras de palés, el robot envolvedor es el más práctico, fácil de mover por el almacén y capaz de embalar una mercancía en menos de un minuto. Con él podemos utilizar tanto film estirable estándar, como preestirado o macroperforado. El brazo del robot es plegable, lo cual nos permite desplazar la envolvedora sin ningún problema por el almacén y envolver cualquier bulto. Y, por supuesto, debido al poco espacio que ocupa es fácil de guardar en el almacén sin renunciar a ningún espacio necesario.
  • Flejadora eléctrica: Uno de los métodos más prácticos para flejar todo tipo de bultos. Gracias a las flejadoras eléctricas podemos aplicar fleje en un artículo para juntarlo con otros, para sujetarlo y para darle estabilidad. La flejadora eléctrica es una máquina que ocupa muy poco espacio, móvil y que agiliza el trabajo a los  operarios de los almacenes. Es una máquina que no precisa de un lugar fijo en el almacén por lo que la podemos mover según nos convenga sin perder espacio importante de almacenamiento.
  • Carro portabobinas: Los carros portabobinas sirven para dispensar todo tipo de films. Es un elemento que no puede faltar en ningún almacén que trabaje con mercancías, o que realice procesos de embalaje en general. Las bobinas también pueden ser confeccionadas de otro tipo de materiales, como por ejemplo papel de seda o papel especial para restauración. Además, los carros portabobinas pesan muy poco, de esta forma los podemos mover por el almacén según nuestra conveniencia. Podemos encontrar carros portabobinas con ruedecillas que facilitan mucho el trabajo de los operarios. Los carros portabobinas son un ejemplo de herramienta que no precisan de un espacio fijo en el almacén.
  • Impresora de etiquetas: ocupan muy poco espacio y su función es imprescindible. Las impresoras de etiquetas funcionan a través de transferencia térmica y pueden imprimir durante 24 h sin sobrecalentarse. Podemos desplazarlas por el almacén o llevarlas a la oficina siempre que sea necesario.

La selección de máquinas que hemos elegido para este artículo son un claro ejemplo de máquinas que favorecen la automatización y optimización de los procesos de embalaje en logística.

A parte de las máquinas de espacio reducido existen otras formas de ahorrar espacio y coste en cuanto al embalaje. ¿Qué otras cosas podemos hacer para no desperdiciar el espacio de almacenaje?

  1. ORDEN: El orden debe ser primordial en el almacén. No basta con apilar cajas según van llegando, debemos ordenar los artículos por tamaños similares y buscar de estandarizar el tamaño de las mercancías. Para optimizar el espacio del almacén, se debe estudiar detenidamente el plano de este y analizar su capacidad real. Debemos encontrar un espacio para cada cosa, y hacer que sea lo más práctico posible. Es decir, nuestro espacio debe facilitar la recogida, el empaquetado y el envío de pedidos.
  2. ORIGINALIDAD: Ser original a la hora de distribuir el espacio. Como hemos comentado al inicio del artículo es fácil pensar que debemos comprar más espacio, pero quizá no hemos estudiado bien el espacio disponible. Una alternativa es apostar por el almacenamiento vertical, de esta forma aprovechamos todo el espacio y reducimos costes de almacenamiento.

Hasta aquí el artículo de hoy. ¿Qué os ha parecido? Nos encantaría saber si tienen otras maneras de optimizar el espacio del almacén y nos hagan llegar su experiencia personal.  

Esperamos que la información de este artículo os haya resultado útil. Ante cualquier duda referente a las máquinas de espacio reducido no dudéis en ponerse en contacto con nosotros. Contamos con un excelente equipo de asesores expertos en maquinarias y sistemas de embalaje para almacenes que resolverán sus dudas.