¿Cómo ha afectado la crisis sanitaria al comercio online?

El caos de la crisis sanitaria junto el comercio online y las empresas de packaging

No es ningún secreto que las ventas por Internet han aumentado durante el confinamiento. Durante tres meses, la sociedad española y gran parte de la población mundial se ha visto confinada en casa debido a la pandemia mundial provocada por la COVID-19.

Los comercios han tenido que cerrar sus puertas al público, dejando a un lado las tiendas de alimentación y de productos esenciales. A todo esto le tenemos que añadir el cierre de fronteras y la disminución de producción de muchos sectores.

Por lo tanto, la única vía posible de compra de productos no esenciales ha sido el comercio electrónico, que ha resultado ser el modelo más cómodo, seguro y práctico para una gran parte de la sociedad. El éxito de las ventas por Internet ha sido posible gracias, entre otras razones, a las empresas de packaging, que han abastecido a estas de el material imprescindible para realizar envíos: cajas de cartón, cintas adhesivas, almohadillas de aire protectoras, y un largo etcétera.

Las empresas con plataforma de venta online que más se han beneficiado con diferencia de esta situación han sido Amazon y AliExpress, que ya eran dos gigantes del comercio en línea antes de la pandemia.

¿Cómo ha cambiado la forma de consumir de las personas durante estos últimos meses?

Según el estudio realizado por el analista Guillem Sanz en el que ha evaluado 100 portales de comercio electrónico desde que se decretó el estado de alarma, podemos ver que la venta de productos de deporte aumentó un 191 %; los muebles, un 135 % y los productos de jardinería aumentaron un 130 %.

Por otro lado, los sectores que no se han visto tan beneficiados por esta situación ha sido el sector de la moda y calzado, sus ventas descendieron un 69 %.

No todo podían ser triunfos para el e-commerce, y es que mientras los gigantes de las ventas online se han visto beneficiados por el confinamiento, los pequeños comercios se han visto saturados por la gran cantidad de pedidos que han recibido durante estos meses. La falta de stock y la disminución de producción por el cierre de fábricas ha supuesto el retraso de muchos pedidos.

La duda que nos queda ahora es: ¿Qué papel tendrá el e-commerce en la nueva normalidad? ¿La sociedad seguirá prefiriendo comprar online o apostará por el comercio de proximidad que tanto ha sufrido durante el estado de alarma?